Día 7: Travesía hacia Samosir

¿Por dónde estábamos? ¡Ah, sí! Lo habíamos dejado en el concierto en el Museo Batak. Pues el día 7 de nuestro Vínculos 2017 (lunes 31 de julio) comenzó con un buen madrugón. No recuerdo si en algún momento os contamos que para ir a Sumatra hicimos una submaleta del maletón que nos trajimos de viaje. Pues resulta que ahora tuvimos que hacer otra submaleta de la submaleta (una mini mochila, vaya) para una noche en Samosir (Christopher Nolan, si nos lees, esto es Inception Suitcase Edition).

Foto de grupo delante de una casa tradicional batak.

En cuanto desayunamos y terminamos de prepararnos nos subimos al convoy OCAS y partimos hacia Bakkara, un pueblo al oeste de Balige y también próximo al lago Toba. ¡Menudas carreteras! Imaginaos las carreteras más estrechas y retorcidas de Asturias (me vienen a la cabeza las de Taramundi) y ahora añadidles vegetación tropical, tres coches de policía con las sirenas puestas, muchos baches y unas furgonetas con música indonesia de karaoke y quizás empecéis a haceros una idea de cómo era nuestro convoy. Para ayudaros un poco aquí tenéis un vídeo de 12 segundos de una pequeña parada que hicimos para sacar fotos. El valle que se ve es ya el de Bakkara, al fondo el lago Toba y en frente un par de furgonetas del convoy.

Antes de llegar al colegio donde estaba organizado un concierto didáctico y algunas clases, paramos a ver más casas tradicionales batak. Aquí incluso pudimos subir a verlas por dentro. ¡Impresionantes! Es una pena que no se conserven todas en tan buen estado como estas y las del museo batak.

La OCAS desfilando tocando Sinanggar Tullo.

Al colegio llegamos a lo grande. Nos bajamos de las furgonetas, preparamos los instrumentos, y a modo de desfile fuimos tocando Sinanggar Tullo (el hit oficial de este Vínculos ya sin ninguna duda) hasta llegar al patio del colegio. Podéis ver un poco del show que montamos aquí en nuestra cuenta de Facebook, aunque ya os avisamos que seáis pacientes porque en el documental que está haciendo NusaVisi habrá una alucinante toma con el dron.

En el Junior School of Baktiraja Humbanghasundutan también tenían preparada una sorpresa para nosotros y antes del concierto didáctico nos mostraron algunos de sus bailes y canciones. Este baile que tantas veces hemos visto ya en estos días de convivencia con el pueblo batak se llama tor-tor y, aunque ahora es muy habitual en festejos y celebraciones, era un baile muy usando en el ritual de los Batak Parmalim, antes de que este pueblo se convirtiera en la mayor congregación cristiana de Indonesia.

Raúl dando uno de los talleres en el colegio de Bakkara.

Los percusionistas lideraron las clases y las aulas se quedaron pequeñas. ¡Este pueblo tiene el ritmo en su ADN! Los talleres se alargaron un poco más para dar tiempo a que dejara de llover y poder dar el concierto didáctico fuera en el patio. El repertorio igual de movidito que siempre, con una procesión de niños dirigiendo la Jockey Polka de Josef Strauss y otros tantos voluntarios para tocar las campanitas a las órdenes de Iván (guitarrista).

El viaje hacia Samosir continuó después de una pausa para comer. Hay que felicitar a la organización por la brillante idea de llevarnos en barco en vez de seguir en el convoy. ¡Menudas vistas del lago Toba!

Antes de terminar el día, una pequeña nota sobre el origen de este lago que espero que os parezca tan interesante como a mí (si no, podéis saltaros estos dos párrafos y retomar el diario). El lago Toba se formó hace unos 75.000 años (año arriba, año abajo) a causa de la explosión de un supervolcán. Para que os hagáis una idea de la magnitud de esta explosión, de acuerdo a la teoría de la catástrofe de Toba (muy controvertida por lo que pude leer, por cierto), se cree que durante la erupción se liberaron 2800 km3 de material volcánico, suficiente para cubrir con 600 m de ceniza la zona de Sumatra, con 6 m la zona central de Inidia y con hasta 9 m algunas zonas de Malasia. La que se cree que es la segunda mayor explosión volcánica de la historia de nuestro planeta cambió drásticamente el clima y puso al borde de la exitición a los seres humanos.

Cruzando el lago Toba desde Bakkara hasta Samosir.

El lago de Toba, que está situado sobre la antigua caldera volcánica, tiene unos 100 km de largo, unos 30 de ancho, una profundidad de hasta 500 m y está situado a unos 900 m sobre el nivel del mar. Esto lo convierte no solo en el lago más grande de Indonesia, sino en el lago volcánico más grande del mundo. La isla de Samosir surgió posteriormente debido a un rellenamiento parcial de la cámara magmática. Aunque siempre se hable de Samosir como una isla, en realidad de forma natural era una península conectada por un estrecho istmo a Sumatra. A día de hoy sí que es una isla pero conectada por un canal artificial que se construyó para facilitar la navegación y unida por un puente que comunica los pueblos de Pangururan en Samosir y Tele en Sumatra. A pesar de esto, sigue siendo considerada la isla dentro de una isla más grande del mundo.

Casi en el atardecer llegamos a Samosir, a un pequeño puerto pegado al canal artificial que os comentaba antes. El convoy OCAS (que habían seguido en solitario las sinuosas carreteras de Sumatra) ya nos estaba esperando para acercarnos al Hotel Saulina, que en realidad estaba en Sumatra porque tuvimos que cruzar el puente de vuelta a la isla principal. Dejamos las cosas y regresamos a Samosir para una nueva recepción (que ya pudisteis ver en nuestro Facebook), donde, como anécdota, tuvimos que improvisar un mini concierto porque el alcalde (o “jefe” o algo importante de esta región) se marchaba a Moscú al día siguiente y no nos iba a poder ver en acción. ¡Ole Raúl (percusionista), nos dejaste a todos con la boca abierta con tus improvisaciones!